¿Es lo mismo la seda que el satén?

seda-saten

Cuando hablamos de telas suaves y gustosas, la primera que se nos viene a la cabeza es la seda. Pero junto a ella, también encontramos otras como el satén o el raso, lo que puede hacer que mucha gente piense que se trate del mismo tipo de fibra. Aunque lo cierto es que seda y satén no son lo mismo, de hecho, a nivel técnico las diferencias son muy notables.

¿Cómo diferenciar la seda del satén y cómo saber que un pañuelo de seda es original?

¿Qué es la seda?

La seda es la fibra natural con la que elaboramos nuestros pañuelos de seda. Se trata de una fibra que elaboran las larvas de mariposa de los gusanos de seda para formar sus capullos. Con esta fibra, los humanos creamos telas de seda para su uso en prendas de ropa y accesorios.

Por lo que detrás de esta fibra natural se encuentra un laborioso trabajo, que al final da como resultado un tejido de una suavidad única y excepcional.

El problema está que en ocasiones podemos encontrar prendas de satén o poliester etiquetadas como seda cuando en realidad no lo son.

¿Qué es el satén?

A diferencia de la seda, el satén es una tela sintética que se elabora a partir de combinaciones de seda, poliéster o hilos de nylon. Esto hace que sus costes de producción sean mucho más económicos que los de la seda, y que por tanto, también el precio de las prendas de satén sean más baratas que las de seda.

La principal ventaja del satén, además de su precio, es que resulta más fácil de mantener y de limpiar. Aunque obviamente, si lo que buscas es la suavidad y brillo de la seda, difícilmente lo encontrarás en una prenda de satén.

Diferencias entre la seda y el satén

  • Una de las grandes diferencias que encontramos entre la seda y el satén es su precio. Si no sabes si una prenda es realmente de seda y su precio es muy similar al resto de prendas de otros tejidos, probablemente te encuentres ante un accesorio o prenda de tela sintética y no de seda.
  • La tela que se elabora a partir de las fibras de seda tiene una estructura triangular que permite que la luz que recibe el tejido se refleje en diferentes ángulos, produciendo así un brillo muy característico y diferentes colores. Así que otra de las diferencias entre seda y satén es que la seda tiene un brillo más especial.
  • El satén suele tener un lado brillante y un lado más opaco
  • No hay que pasar por alto las características de la seda, que permiten que elaboremos tejidos 100% naturales y transpirables. Esto hace que la seda se adapte al tiempo y sea más fresca en verano y más cálida en los días de frío. En cambio, el satén no es tan transpirable y da calor también en verano.
  • El satén no absorbe agua. Por lo que la recuperación de humedad del poliéster es baja, oscila entre 0.2 y 0.8 por ciento.
  • La seda tiene propiedades hipoalergénicas, mientras que el satén no. La seda es inhóspita para ácaros del polvo, por lo que resulta especialmente ventajosa para personas con excemas y enfermedades respiratorias como el asma. Por otro lado, la seda es inmune a los hongos y no contiene trazas químicas dañinas y, por lo tanto, es resistente al moho y al deterioro.
  • La seda evita que el cabello se encrespe y no absorbe sus aceites naturales.
  • El satén puede lavarse en la lavadora, mientras que para lavar la seda es mejor hacerlo a mano o con un lavado en seco o especial.

Conclusión

En Hamzah.es, nuestra tienda online de pañuelos de seda, trabajamos con seda 100% natural y de gran calidad, que nos permite ofrecerte pañuelos exclusivos, con colores vivos y diseños únicos y originales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *