Mitos y verdades de la seda que te encantará conocer

Mitos y verdades de la seda que te encantará conocer

La seda siempre ha formado parte de todo tipo de leyendas y misterios. Pero muchas veces por desconocimiento, también existen a su alrededor todo tipo de mitos y creencias que poco tienen que ver con la realidad. ¿Conoces los principales mitos y verdades de la seda? ¡Te contamos los más interesantes!

La seda regula la temperatura corporal

¡Verdad, verdadera! Una de las propiedades de la seda es que este tejido natural es un excelente regulador de la temperatura. Gracias a su efecto aislante, permite mantener la temperatura del cuerpo. Por eso, cuando hace frío, el calor se mantiene dentro de la seda gracias al aire que hay entre sus hilos.

Aunque esto no es todo. La seda también es una excelente reguladora de la humedad. Sus fibras son capaces de mantener una humedad constante, logrando así un perfecto equilibrio para la piel.

La seda tiene efecto antibacteriano

¡Así es! Otra de las verdades de la seda y propiedad fascinante de este tejido es que se infecta menos de bacterias y ácaros que otros tejidos similares. Además, esta fibra natural no produce olores ni absorbe el polvo. Por todo esto su uso está especialmente indicado en personas alérgicas al polvo y a los tejidos sintéticos.

Por otra parte, la seda no desprende partículas ni sustancias que puedan afectar a las vías respiratorias. Esto supone una gran ventaja para todas las personas con afecciones respiratorias, además de ayudar a prevenir estos problemas de salud.

La seda no puede secarse en la secadora

Mito. Uno de los mitos de la seda es que la lavadora y secadora estropean estas prendas. Hoy en día es posible lavar la seda y secarla con ayuda de máquinas domésticas como la lavadora y secadora. Aunque para ello lo ideal es que cuenten con programas específicos para la seda, de esta forma evitaremos que nuestras prendas de seda más preciadas se estropeen. Por ejemplo, la tecnología de secado Absolute Care de algunas secadoras es perfecta.

Si prefieres lavar la seda a mano aquí te contamos cómo limpiar la seda fácilmente.

La seda es frágil

La seda es un una fibra ligera. Pero esto no hace que sea frágil y ni que se rompa con facilidad. De hecho la seda es muy duradera por naturaleza.

Por este motivo los pañuelos de seda y el resto de prendas fabricadas con seda resisten genial el paso del tiempo. Por algo decimos que nuestros pañuelos de seda y fulares de seda son regalos para toda la vida.

No obstante, no hay que pasar por alto que es importante respetar los cuidados que este tipo de tejido requiere para aguantar a la perfección el paso del tiempo.

Las prendas de seda son muy caras

Por todas las propiedades de la seda, esta fibra textil se ha considerado siempre cara y poco accesible para la mayoría de personas. Y aunque es cierto que las prendas de seda natural suelen tener un precio más elevado que las mismas prendas en poliester u otros textiles artificiales similares, realmente existen prendas de seda con una gran relación calidad precio. Un ejemplo son nuestros pañuelos de seda.

Conclusión

¿Conocías estos mitos y verdades de la seda? Es fascinante pensar en la historia que se esconde detrás de esta fibra natural tan admirada en todo el mundo.

Aunque la mejor forma de salir de dudas sobre todas las cosas que se dicen sobre la seda es probar y sentir la calidad y suavidad de estas prendas en contacto directo con tu piel.

En Hamzah.es estamos seguros de que la seda te seducirá. El amor a primer tacto existe, tenemos la prueba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.